Mi último descubrimiento: rosa mosqueta rugosa en polvo como antiinflamatorio

La inflamación es una respuesta necesaria y normal que utiliza nuestro organismo para defenderse de traumatismos, heridas e infecciones. Los macrófagos son células del sistema inmune que, además de “comerse” a las células tumorales muertas y agentes patógenos, se encargan de producir sustancias que generan inflamación para reparar tejidos dañados mediante una sustancia llamada Factor de Crecimiento. Cuando su tarea está lista, la inflamación cesa y los macrófagos vuelven a su tarea: vigilar que no haya agentes patógenos en el organismo y comerse a cualquier célula anormal que prolifere.

Pero cuando hay inflamación crónica los tejidos se irritan y el Factor de Crecimiento hace que las células dañadas crezcan y se expandan. El exceso de sustancias inflamatorias en la sangre bloque la apoptosis (el “suicidio” celular de las céluas dañadas), los macrófagos se “desorientan” y dejan de cumplir con su tarea.

Además, las células cancerosas obligan a los macrófagos a producir sustancias inflamatorias para su beneficio: prostaglandinas, factores de crecimiento que crean nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis) y el factor nuclear kappa beta (NF-Kβ). Este último es el responsable de que el cáncer crezca y se extienda (metástasis).

Hay muchas sustancias presentes en los alimentos que inhiben este factor: las catequinas del té verde, el resveratrol del vino tinto, el licopeno del tomate y la curcumina del cúrcuma. Así como alimentos antiinflamatorios.

Uno de ellos es la rosa mosqueta rugosa en polvo. En Chile, en la farmacia Knop y tiendas naturistas, se encuentra Rosa Rugosa en polvo, de la marca Salus Flora y es orgánico.

rosa_rugosa

Contiene galactolípidos que actúan como antiinflamatorio natural. Posee un alto contenido de Vitamina C (también inhibe el NF-Kβ y estimula el sistema inmunológico) y tiene un leve efecto diurético (ideal para contrarrestar los efectos de los corticoides que aplican con la quimio y fomentar la desintoxicación). Contiene potasio, fósforo, calcio y magnesio (ayuda para los calambres y la presión arterial alta), betacarotenos, carotenos y flavonoides (conocidos por sus propiedades antioxidantes y de regeneración celular).

Todos estos compuestos no sólo ayudan a los pacientes con cáncer o en quimio, si no también, a quienes tienen reumatismo o inflamación de articulaciones.

La dosis es de 5 gramos (1 cucharadita de té) diarios durante dos meses como mínimo. Yo lo mezclo con mi batido de frutas y lo tomo al desayuno. El sabor prácticamente no se siente, es un poco ácido, pero no al nivel de irritar la mucosa gástrica. Yo lo tomaba mientras estaba en quimio y no me produjo acidez ni gastritis y lo sigo tomando hasta hoy. El paquete vale 13 mil pesos chilenos aproximadamente y dura casi 4 meses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s