El Ghee

“Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina.”  Hipócrates.

ghee

Hace unos meses descubrí el Ghee. Lo conocía hace años, pero no había encontrado dónde comprarlo. Además, las personas que tienen o han tenido cáncer deben evitar los lácteos porque el ganado es tratado con hormona del crecimiento y obviamente no necesitamos estimular el crecimiento celular y porque la leche contiene una proteína inflamatoria llamada caseína (ese será tema para otro post) así que no me llamaba la atención.

Mientras buscaba información sobre cuál es el aceite más saludable para cocinar me encontré con dos: el aceite de coco extra virgen y prensado en frío (ya escribiré otro post sobre sus propiedades) y el Ghee, que además contiene ácido butírico conocido por sus propiedades anticancerígenas al inducir la apoptosis (muerte celular) en cultivos colorrectales, linfoides y en células de carcinoma mamario. (Fuente: Watson, W.; Cai, J.; Jones, D. Diet and Apoptosis. Ann Rev Nutr 2000; 20: 485-505 ) (Aquí puedes leer un estudio publicado en Scielo sobre la apoptosis  y su relación con diversos nutrientes).

El Ghee es una mantequilla clarificada sin sal que ha sido cocinada de tal manera que se eliminan todas las impurezas. No contiene lactosa ni caseína, por lo cual es un alimento recomendado para personas intolerantes a la proteína de leche de vaca. Es un alimento fundamental para la medicina Ayurvédica, la medicina tradicional india, en donde es considerado puro y sagrado por su alto poder desintoxicante y curativo.

Nutre todos los tejidos, ayuda a mejorar la asimilación y la absorción de vitaminas, nutre el sistema nervioso y lubrica las articulaciones y los músculos. También aumenta las enzimas digestivas y es beneficiosa para el hígado. Es una manera saludable de consumir grasa sin aumentar el nivel de colesterol ya que el Ghee ayuda a formar HDL (colesterol bueno). A diferencia de muchos aceites o grasas, puede cocinarse largo tiempo sin formar radicales libres. Para freír es mejor usar Ghee ya que no sufre ningún cambio al calentarla. También se puede utilizar para cocinar a diario.

Afortunadamente en Chile podemos encontrar un producto maravilloso llamado Ambar Ghee. Lo prepara en Santiago Daniela González, muy amorosamente. Daniela cuenta en su página web: “Cada día se cocina Ambar Ghee con distintos mantras. Un mantra es un canto vibratorio que genera energía y significa “Liberar la mente”. Al cantarlos, crean patrones positivos de pensamiento que sanan el cuerpo, aclaran la mente y elevan el espíritu”. Cuando llega tu frasquito a la casa indica cuál es el mantra con que se preparó y después puedes escucharlo aquí.

Lo más lindo es que el Ghee es preparado con mantequilla proveniente de vacas tratadas éticamente: de libre pastoreo, sin hormonas ni exceso de antibióticos y alimentadas a base de alfalfa, maíz, avena y silos en un fundo libre de pesticidas. Dice Daniela en su web “Nuestro compromiso con el Planeta Tierra es respetar a todos los seres que habitan en él y dignificar el trabajo de quienes colaboran con Ambar Ghee, relacionándonos a través del Comercio Justo. Optimizamos los recursos para no desperdiciar material y usamos envases reutilizables.”

El Ghee que hace Daniela es realmente delicioso. Sirve para sofreír, cocinar, dorar y para comer con tostadas, es decir, todos los usos que tiene la mantequilla común y corriente. ¡Los champiñones salteados con un poco de ajo quedan maravillosos! Incluso sirve para la piel seca y como contorno de ojos. En la medicina india se utiliza tanto para uso interno como externo.

Puedes comprarlo por internet y hacen despacho a todo Chile.

Aquí encuentras la web y aquí el Facebook de Ambar Ghee.

9 BENEFICIOS DEL GHEE

1.- Es un alimento no perecible. Debido a su bajo contenido de humedad y escasez de lácteos, el Ghee no se torna rancio a temperatura ambiente como las mantequillas convencionales y mantiene su sabor original y frescura por más de un año incluso sin refrigerar.

2.- Tiene alta tolerancia al calor. El punto de quemado del Ghee, es decir, la temperatura en la cual comienza a quemarse es cerca de los 260ºC (500ºF), que es bastante más alto que el punto de quemado de la mantequilla común y los aceites de cocina, que soportan hasta los 176ºC (350ºF).

3.- El Ghee estimula la secreción de ácidos estomacales que aporta a una buena digestión, mientras otras grasas y aceites dificultan el proceso digestivo y lo hacen más lento dejando el estómago pesado.

4.- Apto para intolerantes a la lactosa. El Ghee es mantequilla clarificada, esto quiere decir que todo rastro de lactosa y caseína se remueven. A pesar de que pequeñas partículas podrían quedar en la solución, son tan bajos los niveles, que no alteran la dieta de una persona con alergias alimenticias.

5.- Rico en Vitaminas A, D, E y K que son fundamentales para los huesos, cerebro, corazón y funciones del sistema inmune.

6.- Fuente natural de Ácido Linoleico. El Ghee contiene ácidos grasos conjugados (ácido linoleico) que combate el cáncer y aporta en la baja de peso. Ha sido demostrado que este ácido graso ha ralentizado la progresión de algunos tipos de cáncer y enfermedades al corazón.

7.- Cuando el Ghee se mezcla con ácidos grasos de cadena corta como el ácido butírico – que es un ácido que ha sido asociado a la prevención de cáncer y tumores- ayuda a restaurar la estabilidad de las paredes estomacales, reduce la inflamación, tiene propiedades antivirales y se ha demostrado que es beneficioso para aquellos con desórdenes estomacales como úlceras, colitis y enfermedad de Crohn.

8.- Las grasas del Ghee aportan en la absorción de vitaminas solubles y minerales de otros alimentos, fortaleciendo el sistema inmune.

9.- El Ghee no contiene aceites hidrogenados, aditivos artificiales, preservantes, colorantes ni grasas trans.                

FUENTE: “THE GOODNES OF GHEE (“Los Beneficios del Ghee”) C.S Bates

Goldest Karat Publishing

Tratamiento de muérdago contra el cáncer

Packung_Tanne_Spritze Apenas confirmaron el cáncer de mama con los resultados de la biopsia comencé con un tratamiento de la medicina antroposófica para el cáncer: el muérdago. Esta terapia  incluso es  pagada por los seguros médicos públicos y privados en Alemania y Austria.

El muérdago actúa de dos formas: la primera es fortaleciendo el sistema inmunológico y la segunda actuando como una quimioterapia natural, pero, a diferencia de la quimioterapia alopática, sólo actúa en las células cancerígenas, no en las sanas.

Debe recetarla un médico antropósofico. (En Chile sólo existen 3 centros de medicina antroposófica que pertenecen a la APMA , puedes verlos aquí).

Yo uso Helixor y puedes comparlo en Mii Farmacia (también hacen despachos a regiones). Se inyecta en forma subcutánea con una jeringa para insulina, así que el pinchón prácticamente no se siente. El medicamento tampoco arde. Lo ideal es que una enfermera te enseñe a hacerlo, porque por ejemplo en mi caso, debo inyectarme 3 veces a la semana. Además, probablemente después tengas que usar otros medicamentos subcutáneos y así no tendrás que depender de alguien para que te los administre. En mi caso, me ha servido mucho saber hacerlo porque cuando me hice la estimulación ovárica debía inyectarme todos los días durante 2 semanas y a veces 2 veces al día. Luego, con la quimioterapia, si bajan mucho tus defensas, debes inyectarte un estimulador de colonias que también se aplica en forma subcutánea, entonces es súper útil saber hacerlo.

Es importante que la primera vez vayas a la clínica o a un hospital porque existe la remota posibilidad de que te produzca una reacción alérgica, entonces es mejor prevenir. Recuerdo que cuando fui a la clínica no querían ponérmelo porque no conocían el medicamento. Además, el prospecto estaba en alemán así que no entendían mucho de qué se trataba. Finalmente llamaron por teléfono a mi médico antroposófico y él les explicó en qué consistía el tratamiento. Así que la primera dosis me la puso una enfermera en la clínica y esperé en la camilla durante 30 minutos para ver si sucedía alguna reacción alérgica y no pasó nada. Para la segunda dosis contraté a una enfermera para que fuera a mi casa a enseñarme, así que desde la segunda dosis que me la aplico yo.

¿Qué se siente con el muérdago?

Al principio uno comienza con dosis bajas que se van aumentando paulatinamente. El día en que te inyectas sentirás más apetito que el normal. No son ganas de comer de comer cosas dulces ni ansiedad, sino ganas de comer alimentos nutritivos. No es que uno se transforme en una especie de demonio de tazmania que devora todo lo que encuentra, pero sí se nota la diferencia entre el día en que uno se inyecta y el que no. También se siente más energía.

Si te inyectas en las mañanas, en la tarde comenzarás a ver que se forma una roncha roja en la zona donde lo aplicaste. Es una buena señal y esperable que así sea, pues quiere decir que tu cuerpo está respondiendo al medicamento. Esta roncha dura 2 o 3 días aproximadamente y va disminuyendo hasta desaparecer completamente. Es normal también que pique un poco.

Otra cosa que sucede es que aumentará tu temperatura corporal, por eso se debe llevar un registro de temperaturas (todo eso te lo explicará tu médico antroposófico). Una de las características de las personas con cáncer y de las que están en quimioterapia es que la temperatura corporal baja. La temperatura adecuada del organismo es súper importante porque regula una serie de reacciones químicas que permiten el correcto funcionamiento de tu cuerpo.

IMG_2414Sólo una vez tuve una reacción alérgica: cuando subí la dosis de Helixor A de 50 mg. a 100 mg. A la hora después de haberme inyectado comencé a sentir repentinamente síntomas de resfrío: congestión nasal, cabeza abombada y mucho calor. Luego la palma de las manos comenzó a ponerse roja y me salieron manchas rojas en todo el cuerpo. Me asusté mucho porque no pensé que fuera el Helixor. Llamé a mi médico y me dijo que me quedara tranquila, que me pusiera unas compresas de agua fría con limón y a que a las 3 horas ya no tendría nada, y así fue.

También es posible que si te hacen una biopsia en algún ganglio se vea una hiperplasia (es decir, aumento de tamaño), debido a que el muérdago estimula el sistema inmunológico. La hiperplasia en este caso es completamente normal. Por eso es importante que tanto tu oncólogo como quimioterapeuta sepan que estás con muérdago.

Puedes leer más sobre la terapia del muérdago pincha aquí y si quieres ver un reportaje con varios casos exitosos pincha aquí.