Gracias por las visitas y sus mails, prometo comenzar a escribir más seguido

¡Hola a tod@s! Hace meses que no entraba al blog, la verdad es que volver a la vida “normal” después de todo lo pasado no ha sido fácil. Sobre todo por el cansancio. Si bien, ya llevo 6 meses desde mi última quimio, todavía me siento cansada. Cuido mis energías porque después de ocuparlas me cuesta mucho recuperarlas. Por ejemplo, hace unas semanas subí un cerro pequeño, 400 metros sobre el nivel del mar solamente, y demoré 3 días en recuperarme! Las cosas de la vida cotidiana que antes no me cansaban, ahora sí lo hacen y por eso he decido tomarme las cosas con calma, aprender a escuchar mi cuerpo y darle lo que necesita: descanso, más horas de sueño, distracción, etc. Por eso no he escrito.

Gracias por sus visitas y sus mails, prometo comenzar a escribir más seguido.

¡Besos!

cansancio

Hay días en que despierto sintiéndome así...

La quimioterapia y la fertilidad

Como la quimioterapia no distingue entre las células cancerosas y las normales ataca a todas por igual. Uno de los tejidos que pueden verse afectados es el de los ovarios. ¿Las consecuencias? Menopausia precoz y esterilidad.

Se puede preservar la fertilidad antes o durante la quimioterapia:

1. Antes de la quimio: congelar tejido ovárico o realizar una estimulación ovárica para luego extraer los óvulos y congelarlos. Yo opté por lo segundo. Eso sí, sólo pude hacerlo después de que me sacaron el tumor porque como tenía receptores de estrógenos positivos y la estimulación ovárica aumenta los estrógenos, no era posible hacerlo antes. A los 20 días post cirugía comencé con la estimulación. Tenía sólo 20 días para intentarlo porque debía comenzar con la quimioterapia.

La estimulación ovárica debe comenzar en los primeros días del ciclo menstrual y consiste en la administración diaria de varias hormonas (inyecciones subcutáneas, no duelen y lo puedes hacer tú misma) y medicamentos orales para que los estrógenos no aumenten demasiado. Es una estimulación más suave que la que se realiza a las mujeres que no han tenido cáncer de mama.

Lo que hacen estas hormonas es que el ovario comience a madurar varios óvulos y no uno o dos como en un ciclo normal. Al principio de la estimulación debes ir a controlarte cada 3 días, luego cada dos y en la útitma semana, todos los días. En los controles el ginecólogo te hará una ecografía para monitorear cuántos óvulos estás produciendo y controlar que no se produzca la ovulación hasta el día en que los extraigan.

Es importante saber que la estimulación ovárica no te asegura producir óvulos. Si tienes problemas de infertilidad o desbalances hormonales puede que se necesite más de un ciclo de estimulación para obtener óvulos. En mi caso, corrí el riesgo y afortunadamente todo salió bien.

Cuando los óvulos están lo suficiente maduros el médico te indica otras hormonas (inyección subcutánea también) para frenar la ovulación. 12 horas antes de fijada la extracción debes inyectarte otro medicamento más para que la ovalución se produzca en el momento exacto de la extracción.

¿Cómo es la extracción? Debes internarte en la clínica en ayunas, pues utilizan anestesia general. El procedimiento dura entre 45 minutos y 1 hora y con un instrumento aspiran tus óvulos. Luego te llevan a la habitación y a las 3 o 4 horas (una vez que pase el efecto de la anestesia) te dan de alta. No duele. Se siente un ligero malestar, muy similar al de “esos días”.

El procedimiento, incluyendo la clínica, los exámenes, hospitalización y medicamentos, vale entre 3 y 4 millones de pesos chilenos. Los medicamentos se compran en farmacias especializadas. Me pasó que la primera tanda de medicamentos me los compré en una sucursal de Las Condes y la segunda, en Providencia y las diferencias de precios del mismo medicamentos eran de 40 mil pesos!! Así que imagino que en la sucursal del centro de Santiago son más baratos. (Me parece increíble que una misma empresa, dependiendo de la comuna en que esté ubicada, fije sus precios). Como yo no tenía tiempo y estaba recién operada no coticé, pero si tienes tiempo hazlo, porque ahorrarás dinero.

Este procedimiento no lo reembolsa la Isapre. Lo único que reembolsa es el día de cama, las ecografías y los exámenes. (En España, por ejemplo, la preservación de la fertilidad en mujeres con cáncer de mama en edad fértil que se someten a quimioterapia es cubierta por el Estado).

Luego, hay que realizar un pago semestral en la clínica para que te mantengan los óvulos congelados. Los precios varían dependiendo de la clínica y fluctúan entre los 100 y 150 mil pesos chilenos.

2. Durante la quimio: se pueden “dormir” los ovarios. Un estudio comprobó que un ovario inactivo es menos susceptible a verse afectado por la quimio. Se utiliza un medicamento llamado Goserelina. El estudio se publicó en mayo de este año y fue aprobado por la ASCO (Sociedad Americana de Oncología Clínica) para su uso en mujeres que se encuentren en quimioterapia para el cáncer de mama. Yo comencé a usarlo durante el tercer ciclo AC.

Es un implante subcutáneo que se pone mediante una inyección cerca del ombligo. Debe hacerlo una enfermera con experiencia porque -no quiero asustarte- es una aguja gigante, como las que se usan para pinchar a las vacas. Y la verdad es que duele el pinchón. La aguja es grande porque por dentro debe pasar un tubito de cera impregnando en hormonas (goserelina) que tu cuerpo va absorbiendo poco a poco. El implante debe aplicarse cada 28 días para mantener una concentración constante de goserelina en tu cuerpo y que tu ovario no “despierte”.

¿Qué se siente? Bochornos! Los mismos de la menopausia. El calor se siente sobre todo en las noches. Durante el día sentirás oleadas de calor. Repentinamente sentirás, por unos 60 o 90 segundos aprox, que estás en medio de una sauna o baño turco. Y así como aparece, se va. Lo mejor es vestirse por capas para poder sacarte y ponerte ropa con facilidad. Y comprarse un abanico. Otro efecto es que los ciclos menstruales se detienen. Los primero meses los bochornos son más intensos. Después no sé si disminuyen o el cuerpo se adapta. Pero al principio reconozco que es espantoso.

locomia2 Así andaba con el Zoladex.

La goserelina llega a Chile bajo el nombre de Zoladex. Recomiendo comprarlo en la CONAC (Corporación Nacional del Cáncer) que es donde está más barato. En la Conac vale 120 mil pesos chilenos, versus los 150 o 190 mil en farmacias. Ojo con las isapres. Es un medicamento que está incluido en el GES-CAEC pero te lo cobran más caro que en la CONAC!!

Para Ser Bella 4

Cuarto post publicado en el blog Para Ser Bella:

http://www.paraserbella.com/lucha-contra-el-cancer-de-mama-y-llega-el-dia-de-pelarse/

Captura de pantalla completa 18-11-2014 224443.bmp

Lucha contra el cáncer de mama: y llega el día de pelarse

Para Ser Bella 3

Tercer post publicado en el blog Para Ser Bella:

http://www.paraserbella.com/lucha-contra-el-cancer-de-mama-los-dias-despues-la-quimio-ac/

Captura de pantalla completa 18-11-2014 224435.bmp

Lucha contra el cáncer de mama: los días después de la quimio AC

 

Para Ser Bella 2

Segundo post publicado en el blog Para Ser Bella

http://www.paraserbella.com/octubre-mes-de-la-lucha-contra-el-cancer-de-mama-la-primera-quimio/

Captura de pantalla completa 18-11-2014 223635.bmp

Octubre, mes de la lucha contra el cáncer de mama: La primera quimio

31 OCTUBRE, 2014

Al mes de la cirugía comencé con quimioterapia preventiva. ¿Por qué preventiva? Porque mi cirugía fue curativa: extirparon el tumor y se fue el cáncer. Afortunadamente mis ganglios estaban sanos, pero existía la posibilidad de que alguna célula cancerígena del tumor haya salido por vía sanguínea o linfática y que en los próximos años se transforme en otro tumor.

Por eso me indicaron 4 ciclos AC (adriamicina y ciclofosfamida) cada 21 días y 4 ciclos de Taxol. Reconozco que el primer día estaba nerviosa porque no sabía cómo iba a responder mi cuerpo. También me preocupaba cómo sería la caída del pelo. Durante todo el post operatorio estuve súper bien anímicamente, feliz porque el cáncer se había ido de mi cuerpo. Pensé que podría deprimirme al verme pelada al espejo, afortunadamente, no fue así.

Lo primero es el pinchón en el catéter. Me lo pusieron durante la cirugía, por lo que sólo tenía 1 mes y la zona estaba sensible. El catéter es como una especie de botón que insertan en tu cuerpo, va anclado al músculo pectoral y conectado a las venas subclavias, las cuales se conectan a su vez con la vena cava que va directamente al corazón. Es en el catéter donde inyectan las drogas de la quimio, no lo hacen directamente en una vena del brazo porque las drogas son tan fuertes que las destruyen. Cuando me pincharon grité de dolor (y eso que no soy alharaca) y la zona quedó doliendo por 10 minutos aprox. Pero no siempre duele, a medida que pasa el tiempo cada vez duele menos.

Lo primero que pasan es suero, luego la dexametasona (corticoide para evitar reacciones alérgicas y náuseas), ondansetrón (antiemético, para no vomitar) y famotidina (para proteger la mucosa gástrica), todo ese proceso dura 1 hora.

Luego, comienzan con las drogas de la quimioterapia. La primera es la adriamicina, un líquido naranjo, del mismo color que la Fanta. De hecho, con los días te vas poniendo naranja, la piel queda como si te hubieras puesto un bronceador sin sol. Al más puro estilo de Luis Miguel en los 80. No sentí nada especial con esa droga.

Luego vino la ciclofosfamida. Antes de que la droga empiece a pasar, la enfermera te pasa un chicle de menta para que mastiques. Como la ciclofosfamida es un derivado del gas mostaza, una vez que entra en tu sangre, pasa a los pulmones y cuando exhalas, botas un aire picante que te hacer arder los ojos. Se siente como si hubieras masticado un  pedazo de wasabi o hubieran tirado una bomba lacrimógena a un par de cuadras. A los 5 minutos me sentía mareadísima, no podía mover la cabeza porque me mareaba, tenía que dejar la  vista fija o estar con los ojos cerrados. El cambio que sentí en mi cuerpo fue inmediato.

Entre todo el suero que te pasan, y como las drogas también son líquidas, dan ganas de ir al baño a cada rato. Además, yo siempre llevaba mi botella de agua, porque mientras más aguas tomes, más rápido te desintoxicas. Con este ciclo tienes que aprovechar de tomar mucha agua antes y durante la quimio. Como yo sentía muchas nauseas, los 6 días posteriores tomaba muy poca. A los 10 minutos tuve que ir al baño nuevamente y al mirarme el espejo era otra: mi piel estaba gris (y no exagero, tengo testigos), los labios pálidos y con las ojeras muy marcadas. No era la misma persona que había entrado a la clínica esa mañana, no sólo en lo físico. La energía también era distinta.

Consejos:

– Llevar agua para tomar durante la quimio.

– Llevar una colación (son entre 3 y 4 horas que estarás ahí). Idealmente algo de lo que no seas fanática. A mí me pasa que si como algo y estoy con náuseas, mi organismo después lo rechaza y pueden pasar meses o años incluso para volver a comerlo sin problemas. Yo llevaba galletas de arroz inflado sin sal (como te aplican corticoides lo ideal es comer con muy poca sal para que no te hinches, en mi caso, con los ciclos AC no me inflé para nada, con el Taxol sí, pero poco) Las galletas de arroz inflado son de sabor neutro, bien fomes en realidad, es como comer plumavit.

– Llevar un chicle de menta para no sentir los vapores picantes de la ciclofosfamida cuando exhalas. A veces las enfermeras no tienen.

-Llevar ropa con escote en V o blusa abotonada de manera que las enfermeras puedan acceder fácilmente al cateter y tú también estés cómoda. Si las enfermeras no pueden acceder al catéter cortan la ropa con tijera.

-Ir acompañada y llegar a descansar a casa. Sentirás mucho sueño.

-Que te regaloneen mucho esos días.

Gracias!

Gracias por todos los comentarios que me han dejado en el blog Para ser Bella, en Facebook, Twitter. A los 280 y tantos que han compartido mi entrevista en Belelú. He ido respondiéndolos en la medida de lo posible… Hace 3 semanas que terminé la quimio y hace 2 que volví a la pega, y la verdad es que todavía me siento cansada. Nunca imaginé todas las muestras de cariño que iba a recibir desde que me publicaron, las palabras de aliento, los buenos deseos, etc. ¡Se pasaron!

Prometo pronto publicar más entradas, este fin de semana necesito reponer energías.

Les dejo el canto de un pajarito que grabé esta mañana, que lo disfruten!

🐦 🎶 HuiloHuilo #InstaBird #InstaChile #InstaNature #RainForest

A post shared by Consuelo Martínez (@mconsuelom) on

Un gran abrazo,

Consuelo

Para ser Bella 1

¡Este lunes nos publicaron en el blog Para Ser Bella! Pueden verlo aquí:

http://www.paraserbella.com/octubre-mes-de-la-lucha-contra-el-cancer-de-mama-el-bultito/#comment-111440

Captura de pantalla completa 29-10-2014 153553.bmp

Octubre, mes de la lucha contra el cáncer de mama: El bultito

Quiero agradecer a Renata por darme el espacio en su blog para compartir mi experiencia con ustedes, aprovechando que octubre es el mes internacional del cáncer de mama.

Mi nombre es Consuelo, tengo 34 años y este verano me diagnosticaron cáncer de mama. La verdad es que uno nunca piensa que le puede tocar a uno. JAMÁS, ni en el peor de los escenarios, pensé que tendría cáncer alguna vez. Menos a esta edad. Menos cuando me sentía contenta con muchos aspectos de mi vida.

Afortunadamente, ahora estoy sana y hace 3 semanas terminé con la quimioterapia. No fue fácil todo el proceso, desde el diagnóstico hasta la quimio, pero decidí tomar el cáncer como una lección de vida. Me había olvidado que la vida es AHORA y no en 3 meses o 2 años más. Todo lo dejaba para más adelante, o me estresaba por tonteras, tenía un afán de perfección que, si bien había disminuido considerablemente con los años, todavía quedaban resabios. El cáncer me ayudó a dejar todo eso atrás.

Mientras estuve en quimio decidí comenzar un blog para recopilar toda la información que me entregaron pacientes, enfermeras y médicos que conocí durante mi tratamiento, son datos que pueden ayudar a hacer más tolerable el tratamiento. Me encantaría que mi bloghttps://quimiotips.wordpress.com/ se trasformara en un espacio como este -una comunidad de mujeres en que todas compartimos información-, para ayudar a quienes van a pasar o están pasando por este proceso.  Este es un mundo nuevo y es tanta la información que uno recibe, sumado al shock emocional del diagnóstico, que es fácil marearse. Además, uno siempre conoce los casos de las personas que han muerto de cáncer, no los que han sobrevivido y creo que es súper importante no perder la esperanza.

Desde los 20 años hacerme el chequeo ginecológico anual al finalizar el verano es rutina para mí. Y siempre estaba todo normal. Soy una mujer sana, hago deporte, evito las comidas industriales y fui vegetariana estricta la mayor parte de mi vida. Este año, en enero, mi ginecóloga sintió un “bultito” en mi pechuga derecha. A pesar de que me hacía el auto-examen por lo menos unas 6 veces al año, nunca lo había sentido y en realidad, era súper notorio. Todavía no entiendo cómo nunca lo sentí. Al día siguiente fui a hacerme una eco mamaria. El médico comenzó por la izquierda, la examinó un par de minutos y todo normal, como cualquier otra eco. Cuando puso el ecógrafo en la derecha le cambió la cara. Le dije “Doctor, si es cáncer dígame de inmediato”. “No puedo decirte eso” y silencio total mientras pasaba y pasaba el ecógrafo por mi pechuga derecha. Nunca me habían hecho una eco mamaria tan larga. Volvió a pasarla por la pechuga izquierda, luego nuevamente en la derecha. Yo estaba acostada en la camilla y me pidió que me sentara con las manos en la nuca y pasó el ecógrafo por las axilas. Nunca me habían examinado así. En ese momento supe que probablemente el “bultito” era cáncer. Cuando terminó de examinarme me dijo “en la tarde va a estar listo el informe, pero pídele de inmediato a tu médico una orden para una mamografía para que te hagas una lo antes posible”.

Llegué directo a casa a googlear “síntomas del cáncer de mama”. Yo me sentía sana, en la pechuga no tenía ninguna molestia ni se veía nada raro, decía “no puede ser, tengo 33 años”, todavía no muy convencida, pero preocupada. Busqué los factores de riesgo y sólo cumplía con uno: no haber tenido hijos antes de los 30 años. No tenía idea que el embarazo era un factor protector para el cáncer de mama. Al día siguiente, a las 08.30 de la mañana, me estaba haciendo la mamografía. La chica que me la tomó me dijo “no te vistas todavía, voy a ir a revisar las placas par ver cómo salieron, puede que tengamos que tomar otra. Espérame aquí”. Y se demoró harto. Cuando volvió, venía acompañada del radiólogo, que muy serio me dijo: “pide hora de inmediato a tu ginecóloga, que te vea hoy mismo”. Le pregunté: “¿Es cáncer, verdad?” “No te puedo decir eso, pero no puedes perder el tiempo”, contestó. Me vestí y salí pálida, o al menos así me imagino. Y mi primer pensamiento fue: ¿Qué quiere simbolizar mi cuerpo con esto? (un par de meses antes había leído “Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer” de la ginecóloga Christiane Northrup) Pensaba: “No puede ser. No me puedo morir. ¿¿Como justo ahora que soy feliz (durante mucho tiempo no lo fui) me voy a morir?? ¡¡La vida no puede ser así!!”.

A las 3 de la tarde estaba en la consulta de un oncólogo mostrándole las placas. Me dijo: “Tienes que hacerte una biopsia, hay un 95% de probabilidad de que sea cáncer”. Le pregunté: “Doctor, ¿cuántas imágenes como ésta ha visto en que los resultados de la biopsia son benignos?”. “Ninguna”, contestó.

Un beso,

Consuelo

Comentarios

  1. Que bueno que tu historia esté teniendo un buen desenlace!! Te felicito y admiro todo lo que recoges de esta experiencia!!
    Somos tantas las que cada vez aplazamos más la maternidad convirtiéndolo en un factor de riesgo…Si no hay hijos…desde cuándo uno debiese comenzar a hacerse mamografías?? Pensando que los “bultitos” no siempre son perceptibles?

  2. Consuelo. Gracias por compartir tu historia y que bueno que tu tratamiento haya sido un éxito. Muchas de nosotras dejamos nuestra salud en ultimo lugar, por hacer mil otras cosas. Tu historia, nos sirve para recordar que siempre hay que cuidarse, escuchar al cuerpo y preocuparse de la salud. Denuevo, gracias por compartir !

    • Hola Cecilia, gracias por tu comentario! La semana pasada conocí a una chica que hace 3 años no va al ginecológo. Si hubiese dejado pasar el tiempo, mi historia sería completamente distinta. La detección temprana del cáncer puede hacer la diferencia.

      Un gran abrazo!

  3. Consuelo, tu historia me dejo los pelos de punta, esto me obliga a ser mas cuidadosa con mi cuerpo de lo que ya soy, seguramente suena exagerado pero es necesario serlo. Me alegro un montón que hayas tratado tu cáncer y que ya haya terminado el tratamiento, eres un ejemplo, gracias por compartir tu historia. Besos!

    • Hola Javiera, gracias por lindas tus palabras! Creo que tratándose de la salud, es mejor exagerar. La detección temprana del cáncer es fundamental para tener un buen pronóstico.
      Un abrazo!

  4. Ana María dice:

    Consuelo, bienvenida!!!!! Yo leo tu blog y debo decir que te admiro enormemente. Se lo recomendé a una compañera del trabajo, a la que le acaban de diagnisticar Ca. Espero de todo corazón que te recuperes 100% y que puedas seguir compartiendo tu experiencia con quienes lo necesitan. Es un super aporte!

  5. Chabe, Médico Chino, Blog PSB, @chabefuenzalida dice:

    Consuelo gracias por compartir tu experiencia, ahora comienzas una nueva vida con otra perspectiva de ella, por eso es cierto que la enfermedad se puede convertir en una gran oportunidad si haces el cambio de switch, me alegro mucho, un gran abrazo

    • Gracias por tu comentario, Chabe. No me pierdo tus posts!! De hecho, creo que si he enfrentado muchísimo mejor este proceso ha sido gracias a la medicina china. Antes de comenzar las quimios comencé con acupuntura una vez a la semana y ahora que terminé estoy con moxibustión en Zu San Li y Qi Hai + acupuntura. Estoy fascinada con la MTC, es sumamente efectiva y sin efectos secundarios.
      Un abrazo!

      • Chabe, Médico Chino, Blog PSB, @chabefuenzalida dice:

        Jajajaj buenísimo que tú lo cuentes porque si lo digo yo parece que la recomendación viene demasiado cerca! Me alegro mucho Consuelo que ya hasta sepas los nombres de los puntos , un abrazo y sigue con tu tratamiento y leyéndonos, besos

  6. Ufff se me pararon todos los pelos!! Qué fuerte!! Como comenté en otro post yo pasé un sustito por un bulto, pero finalmente era nada de que preocuparse. No sé cómo lo habría hecho con otro resultado.
    Admiro tu fortaleza y tus ganas de crear conciencia porque nadie está libre…
    Esta enfermedad me toca muy de cerca porque hay muchos antecedentes en mi familia, pero te cuento que mi abuela lo superó y después de que le dieran 5 años de vida, lleva 20 con nosotros.
    Todas las vibras positivas para ti y un abrazo enorme!!

    • Gracias, Jo, por las buenas vibras! Me alegro mucho que tu abuela esté bien. Si tienes antecedentes familiares debes ir al ginecólogo por lo menos 1 vez al año, no lo dejes pasar. Te recomiendo leer “Yo (no) quiero tener cáncer” de la psico-oncóloga Jennifer Middleton. Un abrazo gigante también para ti!!

  7. Uufff se me llegaron a parar los pelos con tu historia, me imagino lo fuerte que debe ser cuando te das cuenta que algo no anda bien, y que te digan que no han visto ningun caso en que los resultados de la biopsia sean benignos!
    Te felicito por no echarte a morir y seguir adelante!! también tengo una amiga que tuvo cancer y salió adelante, para mi ustedes son unas luchadoras y las admiro por eso!

    Leí algo de tu blog, está buenísimo!!
    Cariños

  8. Eres una gran mujer, tengo la suerte de conocerte y ciertamente tu templanza y fuerza me han conmovido desde el primer momento. Nunca vi a alguien hacerse cargo de la resiliencia desde el primer momento… siempre tomaste esta enfermedad como deberíamos todos hacer frente a los “reveses” con nuestra salud, con la mirada de aprender de la experiencia. Ya conoces una de tus misiones y es llevar esta experiencia a muchas mujeres e impregnarlas de valor.
    Abrazos cariñosos.

  9. Me alegro que te haya gustado mi blog, Belén! Uno saca fuerzas no sé de dónde, la verdad. Yo creo que son las ganas de vivir. Cariños!

    • Alicia Lizama dice:

      Consuelito ¡Mujer Valiente! Dios te seguirá dando mucha vida ,para ayudar a tantas mujeres que sufren , El Señor te dio y te da otra oportunidad , muy fuerte tu historia , pero eres Valiente y con la ayuda de tu esposo , tu mamita y todos los que ruegan por ti , seguirás adelante , porque amas la vida. Muy lindo tu blog .

  10. Gracias por compartir tu experiencia, es verdad que una piensa que eso le pasa los demás nunca a uno, pero la verdad es que nadie está libre. Me identifica un poco lo que cuentas porque tengo 31 años estoy feliz y plena y una no sabe que hay a la vuelta de la esquina, abrazos.

    • Sí, Ro, es cierto lo que dices: uno piensa que esto sólo pasa a otros… Por eso eso son súper importantes los controles médicos periódicos. Un beso!