Una sobreviviente al cáncer diseñó el tipo de tarjetas que le habría gustado recibir cuando estaba enferma

Y las llamó las “tarjetas empáticas”. 

La diseñadora Emily McDowell fue diagnosticada con linfoma de Hodgkin en Etapa 3 a los 24 años. Esto la obligó a soportar 9 meses de quimioterapia y radiación, antes de entrar en remisión.

De su experiencia, nos cuenta que “La parte más difícil de mi enfermedad no es estar perdiendo el pelo, ni ser erróneamente llamado “señor” por quienes atendían en el Starbucks, ni el dolor de la quimioterapia… Lo peor fue la soledad y el aislamiento que sentí cuando muchos de mis amigos cercanos y miembros de mi familia desaparecieron, porque no sabían qué decir, o porque habían dicho algo equivocado sin darse cuenta”.

Hoy tiene 38 años de edad y se encuentra libre de cáncer desde entonces. Pero el impacto emocional de la experiencia la inspiró a diseñar una serie de tarjetas de felicitación, a las que llama “tarjetas empáticas”,  pues dicen el tipo de cosas que ella habría querido oír cuando estaba enferma.

Aquí te mostramos un par:

12

 

 

3jpg

2-1

5

6

7

81

Emily quería salir de lo estándar, olvidar los clichés y tratar el tema con humor, pero también cariño y comprensión. Es por eso que sus tarjetas tienen un estilo cálido, cercano e informal.

Puedes revisar su página web aquí.

Fuente: Cancercoaching y Upsocl

Anuncios

Y llega el día de pelarse…

Recuerdo que a los 7 días después de la quimio mi pelo ya había cambiado, estaba como seco, tieso, opaco, sin vida. Mi médico me dijo que el día 18 después de la quimio se me caería el pelo y el día 13 desperté y habían pelos en mi almohada. Durante el día también botaba pelo, si me pasaba la mano por el pelo, salía con pelos entre los dedos. Cepillarse no era muy buena idea porque salían más. Tenía mi pelo largo, bajo los hombros. Tanto el doctor como las enfermeras me recomendaron cortármelo bien corto para que el shock no fuera tan fuerte, pero yo preferí aprovechar mi pelo largo lo máximo que pudiera.

Uno puede notar cuando va a comenzar a caer el pelo porque se siente una sensación extraña en el cuero cabelludo unos días antes de que comience a caer. Primero es una especie de hormigueo, luego se siente como si tuvieras un moretón. Recuerdo que cuando era niña mi abuela me hacía unos moños súper tirantes y apretados, en la época en que estudiaba ballet y baile español. Al llegar a casa me los sacaba y sentía la misma sensación.

Cada día vas botando más y más pelo. Vas dejando pelos por donde vayas. Mi casa estaba llena de pelos: el sillón, la cama, el piso, la alfombra, etc. Recomiendo que uses en tu baño unos filtros que habitualmente se usan en el lavaplatos, para que lo pongas en el lavamanos y no se tape (no sé el nombre específico, pero se ven en la foto de más abajo).

Lo peor era despertarse y sentir un mechón de pelos sueltos enredados en la nuca. Tener que tirarlos con la mano y el cepillo para sacarlos. Me daba nervios, en todo caso no duele.

Fotos Iphone

Y tal como me dijo mi quimioterapeuta, el día 18 me pelé. No fue tan terrible cómo pensaba. Eso sí, recomiendo que el día en que te vayas a pelar estés maquillada, así el shock no será tan fuerte. Verte pelada por primera vez y con las ojeras de la quimio, es mucho. Mejor ir de a poco, no?

Aproveché de experimentar. Cuando chica pasé por una época en que quise pelarme, pero nunca me atreví. Así que primero me dejé una trenza tipo vikingo, después una especie de mohicano y finalmente me pelé completa.

Buscar resultados para IPHONE

El día que te peles saca todo lo que tengas del baño porque después limpiarlo es una lata, dejarás todo lleno de pelos. Lo mismo con la ropa, después meterla directo en la lavadora porque queda lleno de pelos. Incluso el sostén, mejor usa uno viejo ese día y después lo botas. Hay pelitos tan pequeñitos que se meten entre la fibra y aunque lo laves sentirás que algo te pincha o pica y son los pelos que quedaron ahí. A mí me pasó.

Es mejor comprarse la maquinita para raparse que ir a la peluquería cada 20 días porque tendrás que pelarte varias veces (Yo llevo 6 meses pelándome cada 15 o 20 días) porque los pelos que no se caen siguen creciendo, pero finitos. No todo el pelo se cae, a mí me quedó una especie de pelusa que si no me hubiera pasado la máquina habría terminado así:

gollum4

El último pelo que se cae es que el está en la coronilla de la cabeza, la zona donde los monjes benedictinos se hacen la tonsura. El pelo se cae en todo el cuerpo. Extrañamente, los pelos de las piernas nunca se me cayeron, disminuyeron sí, pero siempre tuve. (Yo soy súper peluda así que puede haber sido por eso, jajaja). Las cejas y las pestañas son lo último en caer. En mi caso comenzaron a caer después del tercer ciclo AC y no cayeron todas. Encuentro que lo que más cambia el aspecto es eso, quedarse casi sin pestañas o cejas porque da un aspecto de enfermo de cáncer. En cambio si estás pelada y te vistes de negro vas a parecer punky, no enferma.

El día que te peles te recomiendo estar acompañada, la parte de atrás cuesta hacerlo sola y necesitarás que alguien te ayude. Además, si no te lo tomas bien, es mejor que tengas a alguien a tu lado para que te contenga.

Esto hice con todo el pelo que salió, mejor tomárselo con humor:

Buscar resultados para IPHONE1

 Lo positivo de estar pelada:

– No te demoras en la ducha

– No te demoras en peinarte

– Ahorras $. Cuando me pelé me di cuenta de la cantidad de productos que usaba para el pelo: shampoo, bálsamo, crema de masajes, sellador para puntas partidas, anti frizz,  etc.!! Ahora uso sólo shampoo y cuado vuelva a tener pelo, pretendo usar lo mínimo.

Lo negativo:

– Da frío en la cabeza en la noche. Yo me mandé a hacer uno de algodón y casi sin costuras para dormir. Me veo súper sexy…

– Durante el día da mucho calor andar con la cabeza cubierta, aunque sea un pañuelo delgado. Y si te lo sacas y hay sol te puedes quemar la cabeza…

– Aburre no poder cambiar de peinado.